Carmen Pino Palma

Me he formado durante cuatro años en el  Centro de Arteterapia Humanista El Caminante, centro en el que permanecí cuatro años más como tutora de su novena promoción de arteterapeutas. Soy miembro de la Asociación Andaluza de Arteterapia Humanista.

 

 Formada en Acompañamiento en Procesos de Muerte y Duelo por Ricard Díaz, y voluntaria de la Asociación Temps desde hace un año.

 

 Formada en Abordaje Terapeútico de la Sexualidad por Albert Rams.

 

 Durante dos cursos escolares, he sido voluntaria en el aula de Reeducación Socioemocional del IES Pablo de Saz, en Marbella, donde atendemos al alumnado que ha sido expulsado de las aulas. También trabajo como voluntaria en el área de Conocimiento de la Asociación Regresar al Origen, participando activamente en la edición de sus publicaciones.

 

Mi trabajo como terapeuta es siempre supervisado por profesionales del sector, buscando siempre la seguridad de las personas que acompaño y la máxima eficiencia en cada proceso.

 

Estoy licenciada en CC Económicas y Empresariales, especialidad Dirección y Gestión. Trabajé como asesora de empresas y proyectos empresariales durante más de 20 años, primero con mi propia empresa y después en la Fundación Andalucía Emprende. Si quieres saber más sobre mi experiencia laboral: Cv

 

Soy mujer, madre, pareja... y sobre todo un alma en continuo proceso...

Hace relativamente poco tiempo, he podido comprobar el beneficio que me ha supuesto el abandonar la rigidez a la que me tenía sometida mi mente aparentemente racional, práctica y científica, y  el abrirme a otras posibilidades que implican grandes palabras como fé, entrega, servicio...

 

La vida me resulta más fácil y bella desde que creo que soy algo más que un cuerpo dotado de una mente y de un corazón, que deambula por este planeta, persiguiendo una felicidad que aparentemente solo puede otorgar la acumulación de vivencias y bienes materiales, sin importar las consecuencias que esta forma de vida pueda acarrear sobre mí, otros seres humanos y el planeta en su conjunto. 
 

Me ha costado tiempo y valor poder hablar abiertamente del alma, a mí misma y a mi entorno, así que ahora, que siento que ya estoy preparada, lo quiero gritar a los cuatro vientos: SOY ALMA; SOY UN SER ESPIRITUAL que trata de evolucionar y de elevarse, y para ello ha creado un cuerpo físico, un cuerpo emocional y un cuerpo mental, para poder vivir una experiencia material siendo una entidad espiritual. 


Cuando alcancé este convencimiento, se produjo una auténtica revolución en mi interior, con sus consecuencias hacia el exterior, como no puede ser de otra forma. Y esto es lo que me ha llevado a estar aquí hoy, ofreciendo mi mano a todas aquellas personas, independientemente de sus creencias espirituales, que se sientan estancadas, bloqueadas, con angustia o ansiedad vital sin tener una razón clara que lo justifique... Al igual que yo tomo, siempre agradecida, la mano de quienes me anteceden en este camino de evolución y elevación del alma.